¿Por qué un alimento deshidratado y no un pienso convencional?

Para poder ofrecer a nuestras mascotas una alimentación más natural y saludable. En el proceso de deshidratación se trabaja a temperaturas más bajas (aprox. 60°C) en comparación con el proceso de extrusionado, en el que los ingredientes se someten a condiciones de alta presión y temperatura (80-200 °C). La ventaja de utilizar la deshidratación es que permite una mejor conservación de las vitaminas, minerales y demás nutrientes presentes en los alimentos.

¿Tendrá mi perro problemas de sarro con Summum? Dicen que el pienso seco va bien para que no se forme tanto sarro…

Tu mascota no tiene porqué tener problemas de sarro con Summum si le proporcionas una correcta higiene dental. La gran mayoría de los perros que acuden al veterinario por problemas relacionados con el sarro comen habitualmente dietas secas, por lo que ofrecer pienso seco a nuestra mascota no la libra de padecer problemas dentales. Con cualquier tipo de alimento es necesario seguir unas pautas regulares de higiene buco-dental para nuestra mascota, es la mejor opción para prevenir el sarro. Lo más indicado es cepillarle los dientes de forma regular, aunque también existen algunos productos en el mercado como mordedores, huesos o espráis, que pueden ayudarte en la prevención del sarro.  Por otro lado, es importante que al menos una vez al año un veterinario revise la salud oral de tu mascota y, en caso  necesario, le realice una limpieza de boca.  

¿No es mala la carne de cerdo para los perros?

El concepto de que la carne de cerdo no es buena para los perros se debe, en parte, a la antigua costumbre de alimentar a las mascotas con deshechos crudos y vísceras del cerdo (sobre todo en ambientes rurales), con el riesgo de transmisión de enfermedades parasitarias. Afortunadamente, nuestros sistemas actuales de producción porcina cuentan con unas herramientas de control, prevención y erradicación de enfermedades que hacen de la carne de cerdo un alimento seguro. Como el resto de ingredientes de Summum, se trata de una carne apta para el consumo humano que ha superado favorablemente numerosos controles higiénico-sanitarios. Además, se somete a un tratamiento térmico adaptado al producto, con el fin de eliminar posibles microorganismos patógenos.